El extraño fenómeno de Tomás Gómez

tomas_gomez_cierre_efe--478x270

«Modera tu tono», «no seas tan agresivo», «rebaja esa agresividad», «algún día te envenenarás». Estas son las palabras que yo mismo le dirigía a un militante del PSOE madrileño aficionado a subir a las tribunas de los Comités Regionales en Madrid. Yo se lo comentaba entonces como estudiante de Ciencias Políticas, harto de decirles que no a quienes me insinuaban que militara en las Juventudes del PSM. Ver las luchas intestinas entre los «tomasistas» y «antitomasistas» me ponía cardiaco. He de añadir que, por aquel entonces, el PSM me parecía todavía más atractivo que ahora.

A fuerza de estar «en la capi» intenté comprender el fenómeno político de Tomás Gómez y jamás logré encontrar en él nada que pudiera atraerme lo más mínimo. ¿Cómo un tipo que encadena tantas derrotas estrepitosas puede generar tantos adictos políticos?

Sí, era Alcalde de una de las ciudades del cinturón sur de Madrid, entonces conocido como «cinturón rojo». Sí, es Licenciado en Ciencias Económicas…y no se le conoce otro trabajo que la política. Aunque no soy yo quien opina que los políticos tengan que pasar necesariamente por el mundo privado previamente si su acción política delata una vocación transformadora manifiesta, pero me hubiera dado alguna pista al respecto. Y sí, ha ganado cada una de las elecciones internas a las que se ha presentado, Congresos y Primarias. Y sí, era el líder del Partido y, por su mano pasaban las migajas de los cargos remunerados correspondientes al principal partido de la oposición.

Pero, ahora que lo destituyen como Secretario General, parece que hay quienes encuentran en Tomás un compañero de viaje para denunciar a la ejecutiva federal por sectarismo, abuso de poder o autoritarismo reclamando democracia.

Quienes ahora defienden a Gómez han de acordarse que fue el mismo Gómez el que montó gestoras allí donde la candidatura de Trinidad Jiménez ganó en las primarias de 2010. Que fue el mismo Tomás Gómez quien se cargó a José Cepeda como Vicepresidente de su Grupo Parlamentario tras apoyar a la otra candidatura en 2012. O que ha sido el propio Gómez quien lleva capitaneando el PSM con estilo «51-49» durante tanto tiempo que ha dejado la militancia en la mitad y el porcentaje de voto hundido sin hacer un ápice de autocrítica. En definitiva, quienes critican lo de Tomás Gómez deberían preguntarse primero si ellos hubieran soportado ni un solo minuto de las últimas décadas de comportamientos sectarios e infantiloides anidados en Madrid.

Como ya he dicho por ahí, esto es un cataclismo necesario en el PSOE. Ahora, una Comisión Gestora, que no solo tiene las funciones ejecutivas de nombrar una Comisión electoral para elegir un nuevo candidato, se tendrá que ocupar de analizar el estado del partido, e intentar perfeccionar la predisposición a comportamientos más responsables en política Un gran tipo como Ángel Gabilondo puede ayudar en esa tarea.

¿Por qué pierde audiencia RTVE?

 

Imagen

No querer ver la realidad es pecado mortal. Entre otras cosas porque no querer verla implica, de primeras, no querer atajar los problemas que de ella se derivan. Pero en el caso de los medios de comunicación, que trabajan precísamente para hacerse eco de la misma, y transmitirla a los demás, con toda una serie de valores periodísticos que huelga ahora recalcar, es sencillamente un suicidio.

La pérdida masiva de espectadores de RTVE en los dos años de gobierno del PP es un hecho palmario, como demuestran los dos graficos que acompañan esta entrada. La audiencia general se ha desplomado desde niveles cercanos al 20%, a valores que ahora rondan el 13% pero que han llegado a ser inferiores al 10%. Esto significa que TVE ha perdido el liderazgo como medio de comunicación.

Puede que tenga que ver con el retraso series con gran audiencia como “Aguila Roja”, “Cuéntame cómo pasó” o “Isabel o “Los misterios de Laura”, que se tiraron en el cajón una buena cantidad de meses, desde que a principios de 2012 entrara el nuevo equipo directivo del PP. Puede que tenga que ver con la renuncia a las transmisiones de partidos de fútbol o de eventos históricamente retransmitidos por TVE como el Mundial de Motociclismo.

Pero hay dos elementos a los que hay que destacar, a mi modo de ver, como causas raices de la pérdida de audiencia y de prestigio de la cadena pública: por un lado, la sectaria forma de elegir a sus órganos directivos, tras los avances hechos en las dos legislaturas anteriores. Por otro lado, las denuncias que los propios trabajadores de RTVE hacen de manipulación y falta de seriedad informativa. Todo ello ha dado como consecuencia no solo la pérdida de audiencia general de la cadena, también la pérdida de audiencia de los informativos.

Imagen

Si bien es cierto que con la mayoría de cambios de gobierno, los telediarios de RTVE sufrieron pérdidas de audiencia y liderazgo, nunca dichas pérdidas fueron tan pronunciadas ni tan sostenidas en el tiempo. De este modo, los informativos de La 1 se han convertido en los terceros mientras que las cadenas privadas se frotan las manos, en el caso de la sexta con una subida considerable cercana al 50%.

Una de las mejores herencias que el PSOE dejó en este país fue una televisión pública prestigiosa, premiada en varios años consecutivos por su calidad informativa y de contenidos, con un consejo de administración pactado por los distintos grupos políticos, exenta de polémica, y sobre todo y ante todo, volcada en un servicio al ciudadano indispensable: contarle al ciudadano la realidad, sin aditivos.

La oportunidad. Reflexiones tras el 22-M

Siempre me ha gustado pensar que todas las crisis sirven para algo y que de todas las derrotas se aprende. El PSOE tiene ahora una magnífica oportunidad para regenerarse, repensarse a si mismo y resucitar su fuerza y su enorme capacidad de transformar España, La Rioja o Calahorra. Porque el partido socialista no es el partido de nadie: es el instrumento que tenemos los militantes para que, en nuestro ámbito, la vida de nuestros vecinos y conciudadanos sea mejor. Hay que hacer autocrítica porque es la única forma de resucitar y conectar con la gente y porque es el ejercicio más noble de quien hace política como actividad al servicio de los demás. Ya sabemos que hay quienes aprovechan los instrumentos de la política para otras actividades.Pero la política no es eso, la política es servicio, argumentación, solución de problemas, administración de lo común: y todo por tus iguales. Nada más, pero nada menos.

Pero es difícil cambiar las cosas. Nadie dijo que en esta vida íbamos a tener las cosas fáciles. Ni para la política ni para cualquier otro ámbito. Ganar al PP en Calahorra era casi imposible, si. Romper la mayoría era muy difícil, también. Pero todos los socialistas creímos que era posible porque hicimos una campaña ilusionante, llena de proyectos, de ilusión y de ambiciones colectivas. Ha caído sobre nosotros una losa pesadísima: las ganas que tenían los ciudadanos de castigar al PSOE por su gestión de la crisis, los recortes hacia los más débiles y el pliegue a los mercados. Discutible es qué tendría más coste dentro del equilibrio de poder económico y político: ¿recortar o no recortar? El caso es que la losa ha sido imposible de esquivar y que no podemos mirar solo a la crisis como explicación. Tenemos que mirar también hacia nosotros.

Pero también adivino algunas cosas que podríamos incidir y mejorar más. Tenemos que reforzar y hacer crecer al partido. Hay vida más allá del grupo municipal. Y muchas personas. Personas que en la campaña nos han demostrado que cuentan con nosotros, que confían en nosotros y que nos miran como referente. Tenemos que dejarles que entren y salgan de la sede cuando quieran, tenemos que dejar que aporten sus ideas, su opinión y su experiencia y tenemos que advertirles de que todo lo que hagan no es para alcanzar un puesto. Lo he dicho muchas veces: cuando un partido se convierte en un espacio donde adquirir una parcela de poder pierde su sentido como instrumento al servicio de los demás. Afortunadamente en Calahorra tenemos la base hecha. En estos últimos cuatro años hay quienes se han dedicado a fortalecer el partido desde la juventud, quienes han trabajado con humildad y sacando tiempo de donde no lo tienen para tratar de mejorar las cosas en su ciudad. Y estos últimos meses hemos hecho grupo y piña: hemos conseguido que un grupo de unas 21 personas se unan más que nunca por un objetivo, y creo que esa es la base desde la que seguir trabajando de cara al 2015.

Muchos ciudadanos han salido a la calle para decirnos que la democracia es algo más que votar cada cuatro años. Que la buena política hay que cultivarla para que se convierta en verdadera democracia. Por eso se trata de que el PSOE, al menos en mi ámbito, sea la casa donde todos tengamos algo que decir, donde todos nos sintamos representados y donde nuestra actividad tenga como ÚNICO fin el servicio a los demás.

Para ello, y siguiendo con el consejo que me da mi hermano, que estos días me persigue por la red para darme su opinión y apoyo, yo tengo lafirme convicción de hacer autocrítica, desterrar el mal rollo y buscar los valores, las ideas y los instrumentos necesarios para conseguir los objetivos que me he propuesto en el medio y largo plazo. Uno de ellos es, como he dicho, seguir haciendo cosas por mi ciudad y por mis iguales.

Por la mejor TVE de la historia. Gobierne quien gobierne.

Podía imaginarme muchas cosas que el PP podía hacer para desprestigiar al Gobierno o para atacarlo. Solo hay que echar la vista atrás cuando Cospedal dijo, sin presentar prueba alguna, que el Gobierno de España vigilaba y espiaba a miembros del PP, o que está negociando con ETA. Un ejemplo más del “todo vale” para ganar elecciones es decir que los servicios informativos de TVE no son imparciales, como si semejante información pudiera ser contrastable o digna de cualquier tipo de prueba que ratificara la acusación. Y ese no es el problema real, el problema real es que les da igual que esa afirmación contradiga el pacto suscrito entre todos los partidos, incluido el PP, para elegir quienes tienen que dirigir la televisión pública y de qué forma se tiene que hacer. Y también les da igual desprestigiar a los miembros de los informativos de TVE que, como Ana Blanco o como Ana Pastor han recibido premios nacionales e internacionales por su calidad informativa.
La cuestión es difundir el rumor y volver al cliché político de que en función de quien gobierne, los informativos de TVE están intervenidos de uno u otro lado. Para quienes consumimos diariamente la televisión pública y vemos la modernización y la profesionalización que la caracterizan desde hace varios años no necesitamos que la dirección de nuestros partidos vengan a decirnos que el trabajo de todas estas personas está hecho con una sensibilidad, imparcialidad y objetividad que hacía años que no se conocían en TVE.

Soy de izquierdas y tan español como tú.

Ultimamente el ambiente político es detestable. Los contínuos ataques por parte del PP al Gobierno a costa del consenso en la política antiterrorista están sirviendo para que un sector radical de la derecha española vuelva a la calle portando banderas y crucifijos. A esta hora se celebra en Madrid una manifestación contra el Gobierno con la excusa, como siempre, de apoyar a las víctimas de ETA. Es decir, se había convocado una protesta contra la participación de determinados partidos de la izquierda abertzale en las municipales…pero en realidad esto era una excusa para salir a la calle a gritar “Rubalcaba a prisión” o “Zapatero dimisión”. Así es la derecha española, tan confusa y contradictoria como tan simplemente insolente.
Quiero expresar mi más profundo rechazo a este tipo de eventos tergiversados, plagados de banderas acusatorias más que símbolos de unidad nacional, que tratan de excluir a una parte del país, a la izquierda concretamente, de la comunidad política en la que vivimos: España. Nosotros somos tan españoles como ustedes, amigos manifestantes, queremos tanto o más a España como ustedes, nos vinculamos con su historia, su cultura y tradición tanto como ustedes, respiramos su aliento tanto como ustedes y nos duelen las situaciones por las que pasamos tanto como a ustedes. Nos dolió el 11-M, la T4 y cada uno de los atentados de ETA que se han perpetrado en este país desde sus inicios.
Por eso no puedo estar de acuerdo con que una manifestación para protestar por hechos que ni siquiera han ocurrido (legalización de Sortu y participación en las elecciones municipales) sea solamente una excusa para decir aquello que ya sabemos que ustedes piensan.
Por eso, si quieren salir a la calle a protestar y pedir la dimisión del Gobierno, háganlo. Tienen todo mi respeto. Están en su derecho. Pero no utilicen a las víctimas. No contaminen el debate y la convivencia democrática. Solamente salgan y digan: “Zapatero dimisión y Rubalcaba a prisión”…tampoco es tan dificil.
Yo no les seguiré porque apoyo a Zapatero y a Rubalcaba, y especialmente a la política antiterrorista de este gobierno, que ha descabezado a la banda en mas 4 o 5 ocasiones y que sí, negoció con ETA, pero en términos similares que quienes hoy les apoyan. Por eso les pido que sean sinceros en sus pretensiones porque sino lo único que están tratando de hacer es decirnos a quienes no vamos a esa manifestación que no somos tan españoles y católicos como ustedes.
Y eso es….¡mentira!

Dicen que Haití no existe

Un terremoto asoló la semana pasada uno de los países más pobres del mundo, Haití. Un terremoto de tal magnitud puede provocar una catástrofe practicamente en cualquier parte del mundo, salvo en los países desarrollados acostumbrados a tener seismos cada cierto tiempo, como Japón, que han desarrollado normativas urbanísticas que acondicionan los edificios para sobrevivir. Huelga decir que Haití no es el caso, y como consecuencia muchos editoriales han destacado una cosa, que por otra parte es evidente, a saber: la incapacidad del Estado de Haití para hacer frente a la situación. Es más, incluso algunos periódicos han afirmado que “Haití ya no existe”.
Cadáveres quemados en las esquinas o hacinados en calles en señal de protesta; inexistencia de efectivos sanitarios, de bomberos o policías que controlen la situación; un país con una renta por habitante ínfima y un Estado sin apenas ingresos. Y entre tanto, una Sociedad Internacional despistada y sin un liderazgo intergubernamental autónomo capaz de articular una misión internacional solidaria que ayude a contabilizar e identificar fallecidos, ayudar a los heridos y repatriar a los extranjeros. Y es que la ONU se ha quedado sin sede. Pero, tan preocupante es esto como que, después de casi una semana, los países ricos todavía debatimos si lo importante es proporcionar seguridad o ayuda humanitaria. Como si ambas cosas fueran disociables y como si el mundo desarrollado no tuviera suficientes recursos para atender semejante necesidad humana.
6 días después, la esperanzas de vida son escasas. Y yo me pregunto… Tantas catástrofes vividas, tantas guerras, tantas misiones internacionales y aun así, tanta descoordinación. Para que luego digan y se hagan cábalas sobre la gobernanza mundial, los beneficios de la globalización y el multiculturalismo. Las dos caras de la misma moneda. En realidad, la gobernanza solo es un habitáculo de poder accesible a los más ricos, los beneficios de la globalización hasta ahora se han medido en términos económicos, y el multiculturalismo es todavía una ilusión en casi todos los países.