El Estado de la Nación (1)

Rajoy-boca-cerrada

No deja de sorprender la insistencia de Rajoy en pintar una realidad tan autocomplaciente de España como la que hace últimamente, en concreto ayer, tratando de salvar los cascos tras un periodo de gobierno destructivo en derechos, libertades y oportunidades económicas que, en efecto, no es únicamente su responsabilidad pero que, lejos de haber enmendado, ha sido principal artífice para su profundización.

Ayer no salía de mi asombro. En España crecemos más que nadie, creamos más empleo que nadie, ya no nos financiamos a base de deuda y jamás fuimos rescatados. ¿Cómo se puede mentir tanto en tan poco tiempo? ¿Qué ganamos con un discurso así? Está claro que no gana nadie. Al menos, no ganan los que más han perdido durante la crisis.

No ganan los trabajadores, cuyas condiciones de contratación son más precarias que nunca. Cierto, la economía española gana en competitividad gracias a un empleo cada vez más precario en salarios y condiciones laborales. Los empleos temporales crecen a mayor ritmo,  y pese a que es cierto que la mitad de los contratos firmados fueron indefinidos, estos suelen serlo a tiempo parcial. Crecimiento y competitividad, sí, pero a costa de los salarios y rentas que han caído un 40% según el Instituto Nacional de Estadística.

Los datos macroeconómicos no suponen un escenario justo para atajar los principales problemas del entorno social, económico y político: desconfianza, y pobreza. Detengámonos aquí.

En cuanto a la pobreza, no me refiero solo a aquella que afecta a quienes no pueden pagar sus deudas o las facturas o, en el peor de los casos, ni siquiera los alimentos para alimentarse. Cáritas da buena cuenta de esos datos periódicamente. Me refiero a la pobreza que nos espera como país al no debatir sobre qué queremos ser de mayores y  sobre qué sectores están en condiciones de garantizar una prosperidad sostenible para todos. En otras palabras: ¿qué modelo productivo vamos a potenciar?. Pobreza futura nos espera si no somos capaces de ofrecer a los jóvenes que se van un futuro donde puedan desarrollar sus proyectos y su futuro. Pobreza económica supondrá, en resumidas cuentas, las consecuencias de reducir becas, decir que la universidad es insostenible, permitir que los investigadores se vayan o reducir drásticamente el gasto en I+D+i, que es justo lo que hace el actual gobierno. Tan pobre es quien nunca tiene nada como el que tuvo mucho y perdió todo. En ocasiones, todavía puede serlo más si, además, los demás no perciben que lleva un rumbo positivo.

Los españoles ya no confiamos en políticos que mienten. Que nos dicen que no hemos sido rescatados, que no han tocado el Fondo de Reserva de la Seguridad Social. Que crecemos más que nadie. O que pretenden tapar que la deuda pública ha pasado del 67% al 100% en 3 años para financiar el particular sueño onanista del Presidente del Gobierno.

Anuncios

Un pensamiento en “El Estado de la Nación (1)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s