No es lo mismo decir “cabrón” que “cabrón”…

Ayer ocurrió algo en Calahorra que demuestra el mal ambiente político que se respira en la ciudad. El Alcalde retiró la palabra de manera sistemática a la oposición y, cuando esta abandonó el pleno en señal de protesta, se pronunciaron palabras duras contra el alcalde, que dijo que eran insultos.

Describamos insulto. El insulto forma parte de la ofensa. No es lo mismo ofender que insultar pero, siempre que se insulta, se ofende. La ofensa  tiene como determinante que la otra persona se siente agredido emocionalmente, para lo cual a veces no es necesario pronunciar una sola palabra. Basta un gesto negativo hacia la otra persona.

También cuenta el contexto. No es lo mismo llamar “cabrón” a un amigo cuando te quita la última patata frita de tu plato, que decirle “cabrón” a un desconocido por el mero hecho de que te ha pisado en la cola del super.

En el contexto de la política, o en las tertulias televisivas de moda, sucede muchas veces que se confunden premeditadamente las predisposiciones emocionales propias o ajenas con el objetivo de sacar rédito político. Ante esto, cabe preguntarse, ¿saben los políticos diferenciar entre una oración calificativa y un insulto? Utilizaré en parte lo que he leído hoy en la brújula sobre lo sucedido en el pleno de anoche.

Decir que en Calahorra se realizan o han realizado operaciones urbanísticas a la carta ¿es un insulto? Puedo comprender que se entienda como insulto las palabras “cacique”, “dictador”, “que te den morcilla” -esto sería más bien una provocación, aunque la provocación forma parte, a veces, de la ofensa o de la mofa-. Ahora bien, existe una sustancial diferencia cuando se le dice a alguien que demuestra tener formas antidemocráticas. Esto en ningún caso sería un insulto. Respondería, en su caso, a la descripción de una situación en el ejercicio de unas atribuciones que son públicas y que están sujetas a la política, a la opinión política. O a la opinión, a secas.

Con relación a esto, a mí me parece que se adopta el victimismo como forma de orillar el debate. Y no me refiero solo a Calahorra. Es la forma de no hablar de lo que la gente necesita o de aquello que, simplemente, no interesa. Resulta desolador asistir a la desidia en el trato a lo que el otro te dice, lo cual implica, en si mismo, una falta de respeto.

Otra pregunta. ¿Qué responsabilidad tiene el que se siente ofendido por cualquier cosa sobre la parálisis de algún asunto público, a causa de no querer ver la realidad?

Podríamos llegar al extremo -y en el Ayto. de Calahorra algunos miembros del equipo de gobierno llegan a esta conclusión con bastante frecuencia- de que no se debatan los contenidos de las propuestas o mociones correspondientes porque son contrarias a la opinión del partido político al que se pertenece. Entonces, el concejal de turno, dice que se está atacando personalmente a alguien. Se toma la parte por el todo y avanzar en una materia es harto imposible.

¿Hasta qué punto sería positivo reconocer ante el otro cuando te has equivocado? ¿O, lo que es lo mismo, dónde está el límite a partir del cual no se debe hacer caso a la reacción emocional del adversario político ante una ofensa? A veces, resulta difícil ser condescendiente con reacciones políticas personalistas cercanas al gimoteo infantil.  En otras ocasiones, se echa en falta la capacidad de tener mano izquierda por parte de los políticos. La tendencia, más bien, es a huir hacia adelante.

¿Quién gana? ¿Quién pierde?

Desde luego, el ambiente político es responsabilidad de todos quienes ejercen las labores de representación. Sería bueno que en el futuro mejorasen, y se basaran en comportamientos humanos más elevados.

La empatía, la humildad, el respeto mutuo no están reñidos con el rigor, la contundencia, el deber de representación, o la defensa de las opiniones propias. El PP pretende tapar una grave ofensa al funcionamiento democrático del pleno con la excusa de que tras 8 retiradas de palabra a los concejales de la oposición, los socialistas se sobrepasaron en sus calificativos -incluso insultaron al Alcalde-. En la frase anterior, la palabra importante es la preposición “tras”; lo cual no justifica nunca un insulto, aunque sí la irascibilidad de la oposición o, cuando menos, su abandono del Pleno.

A intentar saber cuándo estamos ante un verdadero insulto he querido dedicar este post.

Sería bueno que, tal y como propone el PSOE, se reuna la junta de portavoces para que las cosas vuelvan a la normalidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s