Para llegar a Suárez

Imagen

Es curioso este mundo. Hace pocas horas que ha muerto Suárez: un Presidente del Gobierno importante en la memoria reciente de España que ha muerto sin recordar lo importante que fue su figura. Desde hace varios días, y en particular desde hace unas horas, desde el momento de su muerte, la televisión y otros medios de comunicación se encargan de recordárnoslo a nosotros: a los que vivieron su etapa y a los que no habíamos nacido.

Es importante, sin embargo, tener algo bien presente. En  la mayoría de ocasiones se ha contado la historia de nuestra transición política desde el punto de vista de las élites políticas, de los actores fundamentales. Y el relato oficial ha sido reproducido una y mil veces con objeto de conmemoraciones y efemérides de aquel proceso histórico hacia la democracia (que si Torcuato Fernández Miranda…que si el harakiri de las Cortes de Franco…). Pero a menudo nos olvidamos de la verdadera perspectiva de lo político.

Para llegar a Suárez primero hubo un fuerte movimiento estudiantil, que luchaba por la democracia y la libertad. Para llegar a Suárez, muchos empresarios vieron la utilidad de la democracia como parapeto para llegar a Europa; para llegar a Suárez las huelgas salieron de los polos industriales y se extendieron por el país; para llegar a Suárez tuvieron que estrellarse con Arias Navarro; para llegar a Suárez, Tarancón tuvo que pedir perdón ;para llegar Suárez se formaron juntas, plataformas y “platajuntas” de partidos políticos que luchaban por lo que consiguieron; para llegar a Suárez, Carrillo jugó al ratón con peluca; para llegar a Suárez aparecieron nuevos movimientos sociales antes desconocidos; para llegar a Suárez hubo que perder el miedo a posicionarse. Porque, para llegar a Suárez, hubo antes quienes provocaron un Suárez, el harakiri y otras tantas cosas.

Ahí se encuentra el mérito de Suárez y la verdadera perspectiva de lo político. La transición fue un momento exponencial de servicio público en el que Suárez elevó a “la categoría de normal, lo que en la calle es sencillamente normal”.

Cabe preguntarse sobre si Adolfo Suárez fue imprescindible para la transición. Si aquel proceso lo tomamos como un fin en si mismo, es evidente que, sin él, hoy no seríamos lo que somos. Es decir, no me olvido de la legalización de los partidos, ni de las amnistías, ni de las elecciones, ni de la ley para la reforma política, ni de la Constitución, ni de otros grandes logros de su mandato. Pero todo ello hay que ponerlo, también, en el debe de muchas personas. Pues no solo buenos carácteres y carismas hacen política.

Tomemos a partir de ahora la transición como un proceso colectivo de amplia movilización, plagado de incertidumbres, y que no dependía tan solo de 4 cabezas pensantes. En ese escenario la institución del Presidente del Gobierno se torna menos importante, se diluye entre mil variables. Y en ese momento Suárez brilla mucho más que otros, porque su cabeza no tuvo que rodar para que en España hubiera Constitución y una jovenzuela restauración de la democracia.